,

Viajero Virtual

Quizás alguno de ustedes aún no puedan estar con nosotros en este momento, pero podemos llevarle la belleza del Caribe mexicano y de Yucatán hasta usted. Aquí presentamos nuestra galería mensual mostrando algunos de los atractivos naturales e históricos de la región. ¿Cuántos de ellos ha visitado? ¿Cuáles le gustaría explorar en visitas futuras a Royal Resorts?

Xcacel

Un camino por la selva y un palmar conducen a Xcacel, la prístina playa en forma de media luna, un secreto escondido. Designada por el gobierno de Quintana Roo como área protegida y santuario de la tortuga, Xcacel-Xcacelito es una de las áreas de anidación de la tortuga verde más importantes del mundo.

Dos Ojos

Una cadena de impresionantes cenotes en la selva entre Xel-Há y Tulum es la puerta de entrada a uno de los sistemas de ríos subterráneos más largos del mundo descubierto hasta la fecha. Algunos son cenotes abiertos bordeados por la selva mientras que otros están en cavernas con increíbles estalactitas, estalagmitas, columnas y conchas fosilizadas en las paredes de caliza. Los cenotes incluyen a Dos Ojos, Jaguar, Nicté-Ha, Los Monos y El Pit.

Con 129 metros de profundidad, El Pit es el cenote más profundo en Quintana Roo accesible sólo para buzos expertos en cavernas. Durante la exploración de este cenote, los arqueólogos y buzos de cavernas han hecho increíbles descubrimientos de ofrendas mayas y los huesos de mamíferos prehistóricos y los primeros humanos en el área.

Boca Paila

Esta playa en Sian Ka’an, un tesoro oculto, es accesible por el camino costero de Tulum a Punta Allen o por un paseo en lancha a través de las lagunas y humedales desde Muyil. Es un bello lugar para ver las olas romper en la arena, pelícanos y águilas pescadoras lanzarse en picada para capturar peces y garzas en busca de presas en los manglares.

Paseo Montejo, Mérida

Inspirado en los Campos Elíseos en París, el emblemático boulevard arbolado de Mérida es un escenario magnífico para las opulentas mansiones de los barones henequeneros que prosperaron con el cultivo del henequén o sisal a finales del Siglo XIX y en los primeros años del Siglo XX. Pareciendo palacetes, mansiones europeas o, incluso, mezquitas, son el legado de una época cuando Mérida era una de las ciudades más prósperas del mundo.

Las Casas Gemelas comienzan el desfile de palacios en Paseo Montejo, otras incluyen Casa Medina y la bella Quinta Montes Molina, la cual mantiene el mobiliario y arte originales de principios del Siglo XX y está abierta al público. La mansión más grande en Paseo Montejo es el Palacio Cantón, que alberga el Museo Regional de Antropología e Historia.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.