,

Equinoccio en Chichén Itzá, 20 de marzo, 2018

La antigua capital maya de Chichen Itzá nos hechiza cada vez que la visitamos, pero el día del equinoccio de la primavera, la Pirámide de Kukulcán en la Gran Plaza se convierte en una escalera al cielo y el dios antiguo regresa a la tierra.

También conocida como El Castillo, la pirámide de 25 metros de altura es un reloj solar, alineada para capturar los rayos del sol poniente en los días de los equinoccios de primavera y otoño (en 2018, el 20 de marzo y el 22 de septiembre). Triángulos de luz y sombra se forman a lo largo de los escalones al norte y aparece la figura de una serpiente, fusionándose con la cabeza de serpiente de piedra al pie del edificio y crea la ilusión de una serpiente gigantesca que se desliza desde el cielo hasta la tierra hacia el Cenote sagrado.

La serpiente simboliza a Kukulcán (también conocido como Quetzalcóatl en el centro de México), el dios de la serpiente emplumada, que regresa a la tierra para dar esperanza a sus seguidores y anuncia la siembra de primavera y la cosecha de otoño para los mayas.

La pirámide de Kukulcán se construyo entre los años 550 y 800 d.C., y se le hicieron modificaciones entre 800 y 1000 d.C. La majestuosa pirámide que vemos hoy en día se construyó durante el periodo Itzae cuando la ciudad alcanzo su clímax entre el año 1050 y 1300 d.C. Los Itzae tenían vínculos con culturas en el centro de México y esto se reflejó en su arte que representa serpientes, águilas, guerreros y calaveras.

Cuando los arqueólogos exploraron la pirámide por primera vez, excavaron toneladas de piedra y tierra para descubrir un segundo templo con una estatua de chacmool, la figura reclinada enigmática con las manos ahuecadas para recibir el corazón de una víctima sacrificial, que vigila la entrada y un magnífico trono en forma de un jaguar rojo con manchas y ojos de jade en el santuario interior. La figura felina sagrada fue descubierta con una ofrenda de coral, cuchillos de pedernal de sacrificio y un disco de mosaico turquesa.

Los estudios realizados en los últimos dos años han revelado más secretos ocultos en el interior de la pirámide. Mediante la más nueva tecnología de tomografías de resistividad eléctrica tridimensional, los arqueólogos han descubierto que una cueva que contiene un cenote está debajo de la estructura y que hay un templo mucho más antiguo y pequeño que data de 550 a 800 d.C. Construido antes de que los habitantes mayas tuvieran contacto con otras civilizaciones mesoamericanas, tiene un estilo arquitectónico maya puro. Este hallazgo significa que en realidad hay tres templos en el sitio construidos uno alrededor de otro en diferentes momentos de la historia de la ciudad.

La única fuente de agua dulce en la península de Yucatán, los cenotes, fueron la puerta de entrada al mundo terrenal, el hogar de los dioses y eran lugares sagrados. Es posible que la pirámide más antigua se ubicó junto al cenote para las ceremonias religiosas y después los gobernantes agregaron sus propios monumentos en la cima como una manera de canalizar el poder sagrado.

La pirámide representa también el antiguo calendario maya ya que el número de terrazas y paneles de pared coincide con el número de meses en el año (18) y años en una ronda de calendario (52), respectivamente, y el número de escalones, incluyendo la plataforma superior, es igual a 365, los días del año.

A poca distancia de la Gran Plaza se encuentra la torre redonda conocida como El Caracol o el Observatorio. Cuenta con un mirador y pozos, que utilizaron los antiguos astrónomos para reflejar la luz de las estrellas, y se alineó para ver atardeceres y puestas de la luna en los dos equinoccios y para marcar el curso de Venus.

Si le gustaría explorar una de las mejores ciudades antiguas de las Américas y ver por qué la UNESCO la declaro patrimonio de la humanidad y una encuesta mundial en 2007 la clasificó como una de las Siete Nuevas Maravillas del Mundo, reserve su tour a Chichén Itzá ahora mismo con Thomas More Travel. La serpiente de luz y sombra también se puede ver el día antes y después del equinoccio, si las nubes lo permiten.

El amanecer durante el equinoccio en Dzibilchaltún

Chichén Itzá no es el único centro ceremonial maya en la península de Yucatán con templos con alineaciones solares, lunares o planetarios. La puerta del Templo de las Siete Muñecas en Dzibilchaltún (21 kilómetros al norte de Mérida) hace un marco perfecto para el sol naciente el día del Equinoccio.

 

Related post

La tercera carrera de la Fundación Royal Resorts, Cancún, 18 de febrero de 2018

En una soleada mañana en la Zona Hotelera de Cancún, el domingo 18 de febrero de 2018, 700 personas participaron en la tercera carrera de la Fundación Royal Resorts para apoyar una buena causa. Su objetivo era recaudar dinero para construir una cocina en el Centro Juvenil Don Bosco en las afueras de Cancún. Los […]

Royal Resorts participará en la Hora del Planeta 2018

El 24 de marzo a las 8:30 p.m., Royal Resorts atenuará sus luces para la Hora del Planeta, una campaña mundial organizada por WWF (World Wide Fund o World Wildlife Fund) para hacer conciencia sobre efectos del cambio climático y la necesidad urgente de proteger lo único que nos une a todos, el planeta. Las […]

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.